rf_cchevelu_66

Cepillado... un gesto ancestral olvidado

Dedicar tiempo a cepillarse el cabello es un gesto de belleza que hoy en día está un poco olvidado.

Sin embargo, es sencillo y eficaz. Siempre que se tome el tiempo necesario para hacerlo bien.

¿Por qué cepillarse el cabello?

El cepillado del cabello tiene un doble objetivo:

  • cerrar las cutículas del cabello;
  • eliminar la suciedad del cabello.

La cutícula, la capa exterior del tallo del cabello, desempeña la función de proteger el cabello. Está formado por escamas, como las tejas de un edificio, que se entrelazan unas con otras. Cubierta por una fina capa de sebo, es gracias a la cutícula que el cabello tiene un aspecto brillante y sedoso.

Pero cuando las escamas se abren, el cabello pierde tanto su protección como su brillo. Por ello, el cepillado regular del cabello mantiene las escamas cerradas y bien adheridas. Esto asegura la protección física y el brillo del cabello.

Las glándulas sebáceas unidas al bulbo piloso producen sebo, esencial tanto para proteger como para regular la humedad del cuero cabelludo. Cuando se segrega del cuero cabelludo, se deposita en el cabello. Un exceso dejará las raíces grasientas y apelmazará el cabello. El cepillado permite distribuir el sebo por todo el largo, lo que ayudará a proteger el cabello desde la raíz hasta las puntas.

También es importante eliminar todas las impurezas y partículas de contaminación que se depositan en el cabello a diario. El cepillado es la forma ideal de eliminar estas impurezas.

Cómo cepillarse el cabello correctamente

¡Este antiguo gesto de belleza ha demostrado su eficacia! 

Nuestras abuelas lo hacían habitualmente. 

Todos hemos visto a nuestras abuelas cepillarse el cabello con paciencia y cuidado. Si no son nuestras abuelas, todos podemos imaginarnos esas escenas de películas en que, a la hora de dormir, la dama de compañía cepilla con esmero el hermoso y sedoso cabello de la dueña de la casa.

En el pasado, la gente no se lavaba el cabello tan a menudo como hoy. Así que todas las noches se cepillaban meticulosamente el cabello para eliminar la laca y otros residuos.

Esto es igual de importante hoy en día. Y, sin embargo, parece que se deja de lado o, en el mejor de los casos, se descuida.

Al cepillar el cabello con regularidad, este se vuelve más bonito, sedoso, brillante y fácil de manejar. ¿Por qué? Como acabamos de ver: el cepillado cierra las cutículas, alisa el peso y elimina la suciedad y los mechones muertos.

El cepillado es para el cabello lo que el desmaquillado es para la piel.

Un método respetuoso con el cabello

El cepillado es importante. Pero para que sea realmente beneficioso para el cabello, debe realizarse en las condiciones adecuadas.

Empiece siempre por cepillar las puntas. A continuación, con un movimiento en espiral, suba poco a poco por los largos y hasta las raíces.

Hay que tener cuidado de no tocar demasiado el cuero cabelludo con el cepillo, ya que podría dañarlo y estimular las glándulas sebáceas que provocan las raíces grasas.

Cepillarse el cabello antes de aplicar un tratamiento permitirá beneficiarse al máximo de sus efectos benéficos.

Este proceso no debe durar menos de un minuto. Se recomienda repetirlo por la mañana y por la noche.

¿Qué cepillo usar?

Lo ideal es hacerlo con 2 cepillos. Con un cepillo en cada mano, puede seguir una técnica de "bobina" circular.

Recomendamos elegir un cepillo con cerdas tupidas para cepillar bien el cabello. No dude en utilizar un cepillo de calidad y cuidarlo bien.

Después de cada cepillado, retire el cabello que queda en el cepillo a mano o con un peine. Y una vez a la semana, lávelo con agua y jabón o con un spray desinfectante.

Mantener el cepillo limpio es esencial si quiere que el cepillado ayude a limpiar el cabello.

Cepillar el cabello de forma meticulosa y regular permite aprovechar al máximo los beneficios de esta técnica milenaria: el cabello quedará sedoso y brillante.

rf_engag_engagements
Back to top