Cuero cabelludo graso

Cuero cabelludo graso

Un cuero cabelludo graso indica una sobreproducción de sebo. El cabello graso puede tener un aspecto horrible... Y es perjudicial para el cabello, ya que lo asfixia. ¿La solución? Productos ricos en arcilla, aceites esenciales y activos naturales que reequilibran la producción de sebo.

2 resultados

¿Cómo reconocer un cuero cabelludo graso?  

Las personas con cuero cabelludo graso a menudo se quejan de que su cabello se vuelve apagado y se "ensucia" muy rápidamente. También pueden tener dificultades para mantener intacto su peinado durante el día o ser propensos al picor. 

   

¿Por qué tenemos un cuero cabelludo graso?  

La piel y el cuero cabelludo producen sebo de forma natural. Esta "grasa" es necesaria y saludable: permite que la piel permanezca tersa e hidratada.

Sin embargo, en algunas personas esta producción de sebo es más alta y puede causar una piel o cuero cabelludo grasos. Esto puede ser debido a varias razones: 

  • Genética: la hiperactividad hormonal, especialmente en la testosterona, puede provocar un aumento en la producción de sebo.
  • Agresiones externas: la contaminación, el sol o el uso de cuidados inadecuados para el cabello irrita el cuero cabelludo, que responderá produciendo más sebo.
  • Estrés: un alto nivel de estrés puede alterar la función sebácea y provocar un cuero cabelludo graso.
  • Ciertos medicamentos: los antibióticos y otros medicamentos pueden provocar un aumento del sebo producido por el cuero cabelludo. Este también es el caso de ciertas enfermedades, como la enfermedad de Parkinson y los trastornos endocrinos.

Las consecuencias de un cuero cabelludo graso  

Tener un cuero cabelludo graso es ante todo una preocupación estética, pero también puede causar otros problemas de salud:

  • Ahogado por el exceso de sebo, el cuero cabelludo se irrita y las bacterias proliferan, provocando picazón, caspa y, a veces, incluso costras. 
  • Los poros se bloquean y se reduce el suministro de nutrientes a los folículos pilosos, lo que puede provocar la caída del cabello con el tiempo. 
  • El impacto psicológico no debe pasarse por alto: tener el cabello graso puede influir mucho en la autoestima.

El estrés psicológico y la irritación del cuero cabelludo causada por el exceso de sebo, a su vez, harán que las glándulas sebáceas se vuelvan hiperactivas: es un círculo vicioso del que es difícil liberarse. 

¿Cómo tratar un cuero cabelludo graso?

Una rutina capilar adecuada es la clave para recuperar un cuero cabelludo sano y equilibrado. Ciertos principios activos son reconocidos por sus propiedades depurativas y se recomiendan para el tratamiento del cabello graso: 

  • Curbicia: el aceite de semilla de calabaza limpia el cuero cabelludo luchando directamente contra la causa de la sobreproducción de sebo y permite espaciar los lavados.
  • Arcilla: La arcilla absorbe el exceso de sebo y purifica el cuero cabelludo sin irritarlo.
  • Aceite esencial de naranja: el aceite esencial de naranja alivia y calma la piel irritada. 

¿Qué champú usar para un cuero cabelludo graso? 

Elegir un champú suave, sin silicona y enriquecido con ingredientes activos naturales que ayuden a reducir el exceso de sebo. Este tipo de tratamiento calma el cuero cabelludo y limpia eficazmente la grasa mientras nutre las puntas. René Furterer ofrece dos champús para el tratamiento del cuero cabelludo graso: el champú-mascarilla pureza y el champú normalizador de ligereza, ambos enriquecidos con extracto de Curbicia.

Calma el cuero cabelludo con un concentrado de aceites esenciales.

El cuidado específico para el cuero cabelludo es fundamental en una rutina para cabello graso. Se utiliza antes del champú y ayuda a refrescar y calmar la piel irritada por el exceso de sebo. Este cuidado purifica el cuero cabelludo de forma duradera. René Furterer te ofrece dos concentrados con aceites esenciales: el concentrado Complex 5, que tonifica y fortalece el cabello, y el concentrado Astera Fresh, que aporta frescor y suavidad. 

Volver al principio