Cuidado del cuero cabelludo

Cuidado del cuero cabelludo

El cuero cabelludo sufre infinidad de problemas: sequedad, irritación, sensibilidad o producción excesiva de sebo. Cada tipo de cuero cabelludo tiene su propia rutina de cuidados y productos adecuados.

16 resultados

  • 1 (current)
  • 2
  • 1 (current)
  • 2
Cuidado del cuero cabelludo: soluciones según el tipo de cuero cabelludo

Construir una rutina de cuidado basada en el cuero cabelludo

Cuero cabelludo seco, graso, irritado, sensible... El cuero cabelludo debe mimarse tanto como el cabello. En caso de molestias, es importante tratarlas y repararlas con productos específicos integrados en una rutina capilar adecuada.

Cuidado con activos naturales para el cuero cabelludo seco

Un cuero cabelludo con picor, tirantez o caspa blanca indica sequedad. Este tipo de problema suele asociarse a un cabello apagado, áspero o quebradizo.
¿Cuál es la causa? Piel falta de sebo. Esta sustancia, segregada por las glándulas sebáceas, no se produce, en teoría, en cantidades suficientes para permitir que el cuero cabelludo se mantenga hidratado. Los poros se obstruyen y desprenden pequeños trozos de piel llamados escamas. La caspa son escamas blancas que resultan de la sequedad de la piel. Existen distintas soluciones ricas en aceites y extractos naturales para tratar el cuero cabelludo seco:
● Aceites capilares muy nutritivos. Estos, aplicados en pequeñas cantidades en la raíz, hidratan suavemente el cuero cabelludo.
● Champús acuosos y anticaspa: aportan agua al cuero cabelludo para que recupere su flexibilidad.
● Mascarillas capilares: muy hidratantes, se aplican después del champú, y deben dejarse actuar unos minutos antes de aclarar.
● Sérums: estos productos para el cuidado del cuero cabelludo son el paso final perfecto en una rutina capilar hidratante, y protegen el cuero cabelludo de los agresores externos.

Cuidado del cuero cabelludo irritado

Un cuero cabelludo con picores o rojeces es el resultado de una irritación. Esta reacción indica que las glándulas sebáceas no producen suficiente sebo. Un cuero cabelludo irritado puede identificarse observándolo de cerca: la presencia de rojeces demuestra su irritación. ¿La solución definitiva? Recurrir a productos compuestos por extractos de plantas y aceites esenciales naturales diseñados para cueros cabelludos irritados. René Furterer ofrece muchas soluciones complementarias:
● sérums con aceites esenciales fríos, ingredientes naturalmente calmantes y limpiadores,
● champús suaves y sin conservantes,
● mascarillas y productos de cuidado para calmar la irritación con el tiempo. Muy hidratantes, estos productos devuelven al cuero cabelludo su fuerza y nutren la fibra capilar.
 

Cuidado del cuero cabelludo sensible

El cuero cabelludo sensible suele deberse a una sobrecarga. Dañado por agresores externos, o por el uso habitual de productos inadecuados y aparatos de peinado con calor (secadores, planchas, rizadores), el cuero cabelludo manifiesta que está en mal estado. Puede tratarse de una sensación de tirantez, ardor o molestia de intensidad variable.
El cuero cabelludo inflamado y sensible nunca debe lavarse con productos demasiado agresivos. René Furterer ofrece numerosos champús suaves, enriquecidos con agentes nutritivos y sin alcohol ni siliconas.
Se deben combinar estos productos con concentrados calmantes, acondicionadores, mascarillas y sérums formulados con ingredientes naturales. Se recomiendan los productos enriquecidos con extractos naturales de asteráceas, eucalipto o menta.
 

Cuidado con activos de origen natural para el cuero cabelludo graso

El cuero cabelludo se vuelve graso cuando las glándulas sebáceas producen un exceso de sebo. ¿El secreto para secar un cuero cabelludo graso? Permitirle respirar. Para ello, se puede aplicar el champú masajeando suavemente la cabeza en la ducha. También se pueden utilizar productos limpiadores y sérums.
El objetivo es airear el cuero cabelludo al máximo para evitar que las glándulas se obstruyan y el cabello se asfixie.
René Furterer propone una gama de tratamientos ricos en extractos naturales y sin siliconas, específicos para los cueros cabelludos grasos: Curbicia. Los champús y productos de cuidado contienen rhassoul, un activo natural que contribuye a la regulación del sebo.