rf_cchevelu_10

La fisiología del cuero cabelludo

El cuero cabelludo se refiere a la parte de la piel que cubre el cráneo. Este revestimiento continuo, flexible y resistente, está compuesto por varias capas. Es la parte viva del cabello que se implanta en su capa superficial.

En los adultos sin caída del cabello, el cuero cabelludo mide entre 600 y 700 cm². Con 2.500 receptores por centímetro cuadrado, es una parte extremadamente sensible de nuestro cuerpo.

Alberga de 100.000 a 150.000 cabellos queratinosos. Esta cifra varía de una persona a otra.

Se compone de un tejido protector en la superficie (la epidermis) y un tejido de soporte nutritivo en la profundidad (la dermis), que contiene numerosos vasos sanguíneos a partir de los cuales la raíz del cabello (el folículo piloso) desarrolla una zona de intercambio para extraer la energía vital del cabello.

Es muy importante que el cuero cabelludo, la zona en la que se implanta el bulbo piloso, esté sano y aporte los nutrientes necesarios para el crecimiento del cabello.

Un cuero cabelludo sano y equilibrado es capaz de hacer crecer un cabello hermoso y lleno de vitalidad. También es un cuero cabelludo capaz de cumplir sus funciones como barrera física y aislante térmico.

La vida de un cabello

La vida de un cabello

Es importante conocer el ciclo de vida del cabello para entender y promover los factores esenciales para la buena salud del cabello.

El capital capilar de cada individuo se compone de 25 ciclos capilares que están programados para durar toda la vida.

Cómo se desarrollan las 3 fases consecutivas de un ciclo: la fase anágena, la fase telógena y la fase catágena ¿Y cuáles son los retos de un ciclo regular y constante?

El cuero cabelludo: un equilibrio complejo

Un corte transversal del cuero cabelludo muestra varias capas.

La epidermis es una capa muy fina que mide 1/10 de un milímetro. Se combina con la dermis que está debajo para formar la vaina epitelial externa, continua con la propia epidermis. Como la epidermis, está compuesta por varias capas de células.

La dermis es una zona muy vascular del cuero cabelludo. Es gruesa y mide una media de 2,5 milímetros. Aquí es donde se encuentra la raíz del cabello: el folículo piloso. Rodeado de una rica red vascular, se beneficia de un gran suministro de energía, que es esencial para el crecimiento del cabello y para promover la supervivencia y la renovación celular.

La hipodermis está formada por tejido graso en el que se encuentra el bulbo piloso en profundidad (a 3,5 centímetros de la superficie).

Cabello: de la raíz a la punta

El folículo piloso se encuentra en la dermis. Puede describirse como el "saco" que contiene el cabello. Es la matriz del cabello, la zona donde se produce la división celular. Verdadero órgano en miniatura, produce constantemente células cuya acumulación y queratinización dan lugar al tallo del cabello.

El bulbo se encuentra oblicuamente en el cuero cabelludo.

El fondo del bulbo está ahuecado por una papila folicular ricamente vascularizada e inervada. Recibe hormonas, transmite señales a los queratinocitos, y proporciona al cabello vitaminas y oxígeno.

Si la circulación es activa en la papila, el crecimiento del cabello es rápido. Si la circulación no es activa, el crecimiento se ralentiza. La destrucción de la papila conduce a la caída permanente del cabello y la muerte del folículo piloso.

El folículo piloso está programado para producir 25 cabellos, lo que corresponde a los 25 ciclos capilares de la vida de un individuo.

En el bulbo se encuentra la glándula sebácea, que produce sebo.

Esta compleja emulsión de agua, sudor y sebo es el componente esencial del FHL (film hidrolipídico). La superficie del cabello y del cuero cabelludo está envuelta por esta película protectora. Combate la penetración de sustancias extrañas (rayos UV, contaminación, etc.) y regula la hidratación evitando la pérdida de agua transepidérmica (TEWL). También es responsable del aspecto suave y sedoso del cabello.

El tallo del cabello es la parte libre y visible del cabello. Su diámetro oscila entre 70 y 100 micras.

Está compuesto por el 95 % de queratina, una proteína fibrosa formada por cadenas de aminoácidos sintetizadas por las células situadas en el fondo del folículo piloso. Retorcido en forma de hélice, forma el esqueleto del cabello. Es lo que da al cabello su excepcional resistencia y elasticidad. Gracias a él, el cabello, a pesar de su delgadez, es sumamente fuerte.

El tallo del cabello tiene varias características: elasticidad, baja resistencia a los agentes químicos, buena resistencia mecánica, alta capacidad de absorción de agua, resistencia a los agentes biológicos y propiedades elásticas.

En su interior, la presencia de melanina, el pigmento natural de la piel y el cabello, le da su color.

El tallo del cabello se divide en tres capas concéntricas: la médula está rodeada por la corteza, que a su vez está envuelta por la cutícula.

• La capa interna: la médula está situada en el centro y no tiene propiedades fisiológicas específicas. Está presente en los cabellos maduros.

• La capa intermedia: la corteza es la parte más importante y gruesa del tallo piloso. Se compone de varias capas de células queratínicas pigmentadas que se mantienen unidas por el cemento intercelular, lo que garantiza la fuerte cohesión de las células pilosas y la impermeabilidad del cabello. La corteza, que constituye el 80 % del cabello, aporta estructura y color.

• La capa exterior: la cutícula. El cabello se protege a través de la cutícula, formada por escamas protectoras que se entrelazan entre sí, como las tejas de un edificio. Estas están recubiertas por una fina capa de sebo que asegura el brillo del tallo del cabello. Las escamas actúan como una protección transparente y dan al cabello su brillo y sedosidad.

La renovación celular del cuero cabelludo dura 14 días. Sin embargo, puede acelerarse en caso de inflamación.

Las funciones fisiológicas del cuero cabelludo

El cuero cabelludo desempeña 2 funciones principales.

 Alberga los folículos pilosos de donde nace el cabello y que aseguran su crecimiento.

Actúa como una verdadera barrera física de protección. 

La ubicación de los folículos pilosos

El cuero cabelludo se diferencia de la piel del cuerpo por la abundancia de folículos pilosos que contiene, el tamaño de los cabellos, y el número y el volumen de las glándulas sebáceas y sudoríparas. También posee una rica red nerviosa y vascular, necesaria para suministrar las sustancias esenciales para el crecimiento de un cabello fuerte.

Es un verdadero depósito de folículos pilosos, alojados en gran cantidad en la capa superficial. Por término medio, hay entre 100.000 y 150.000 unidades.

En la base del folículo piloso hay una multitud de pequeños vasos sanguíneos que componen la microcirculación. Su función es transportar la sangre a los bulbos pilosos para suministrarles nutrientes y oxígeno, que son esenciales para el crecimiento de un cabello fuerte, sano y lleno de vida.

Este estrecho paso es el que permite a las células del bulbo, los queratinocitos, producir continuamente los componentes de la fibra capilar.

Una verdadera barrera de protección física

Como la piel, el cuero cabelludo desempeña diversas funciones.

• Una barrera física: el cuero cabelludo protege eficazmente el medio interno del medio externo y de la deshidratación. El film hidrolipídico de la superficie del cuero cabelludo actúa como un escudo contra las agresiones y regula la hidratación. Limita la sequedad de la piel y lubrica el cabello. Proporciona un aspecto suave, sedoso y brillante al cabello.

• Protección inmunológica: la FLH tiene un pH naturalmente ácido que protege contra las agresiones, las radiaciones y los microorganismos.

• Aislante térmico: el cuero cabelludo interviene en el mecanismo de regulación de la temperatura del cuerpo. De hecho, produce y disipa calor para mantener una temperatura interna constante de 98,6°F.

• Acciones del sudor: el sudor contribuye a este aislamiento térmico. Es un fenómeno que consiste básicamente en disipar el calor gracias al mecanismo que evapora el agua de la superficie de la piel y, por tanto, del cuero cabelludo.

• Función sebácea: la glándula sebácea, adherida al cabello, segrega sebo, el componente esencial del film hidrolipídico de la superficie (FHL). Al limitar la sequedad del cuero cabelludo, garantiza una función bactericida y lubrica el cabello. Por lo tanto, desempeña una función protectora del cuero cabelludo.

El cuero cabelludo es realmente un órgano que hay que cuidar. La salud y la belleza del cabello dependen de él.

rf_engag_engagements