Cabello con falta de volumen

Cabello con falta de volumen

El cabello que carece de volumen se puede salvar. Para los cabellos finos, lacios, existen rutinas de cuidado especializadas, enriquecidas con ingredientes activos naturales, que aportan volumen y cuerpo.

7 resultados

Cabello fino sin volumen: productos y rutinas de cuidado

¿Cómo se aumenta el volumen?

No todo el mundo tiene la suerte de tener una melena brillante todos los días. De hecho, algunas personas tienen el cabello fino por naturaleza. Otras tienen un cabello que carece de volumen porque sufren de pérdida de densidad o tienen el cabello quebradizo. En todos los casos, el uso de productos de tratamiento capilar adecuados permite aumentar el volumen.

Cabello sin volumen: causas frecuentes

Algunas personas tienen el privilegio de tener un cabello grueso y voluminoso de forma natural. Otras tienen el cabello fino por naturaleza. El culpable suele ser la genética: la herencia puede conducir a un cabello denso o fino. Las personas con el cabello largo, pero sin volumen son víctimas de la gravedad y tienden a tener el cabello lacio.
El cabello graso es otra de las causas de la falta de volumen: cuando los folículos pilosos y las raíces están asfixiados por el sebo, el cabello se vuelve más pesado y se reduce su volumen.
El cabello sin volumen se debe a veces a otros factores como la humedad, la contaminación o el uso de productos capilares inadecuados. Por eso es importante leer las instrucciones de los frascos de champú y acondicionador antes de comprarlos, para asegurarse de que se corresponden con su perfil capilar.

Productos capilares voluminizadores enriquecidos con activos de origen vegetal

Existen multitud de productos para devolver el volumen al cabello. Los champús, los productos de cuidado, los acondicionadores y las espumas de peinado son aliados ideales en la lucha contra la falta de volumen. Con ellos, el cabello está más denso y con volumen.
¿Nuestra recomendación? Apostar por productos enriquecidos con activos y aceites esenciales naturales, sin siliconas. Concentran muchos beneficios de las plantas, que ayudan a dar más volumen al cabello.
Le ofrecemos algunos consejos que le ayudarán a elegir una rutina específica de cuidado del cabello lacio.

Elegir el champú adecuado para el cabello fino y sin volumen

Los champús voluminizadores René Furterer están especialmente diseñados para las personas con cabello naturalmente fino. Limpian el cabello sin apelmazarlo y aportan textura al cabello fino. ¡Volumen garantizado!
Las personas que sufren de cabello debilitado deben recurrir a champús diseñados para dar volumen. Los champús diseñados para tratar la falta de densidad del cabello pueden mejorar su aspecto y restaurar suavemente su volumen.
La forma de aplicar el champú es muy importante. Para aumentar el volumen, lo mejor es masajear suavemente el cuero cabelludo con pequeños movimientos circulares. De este modo, se estimula la circulación sanguínea y se evita activar la producción de sebo. También se recomienda terminar la rutina de lavado aclarando con agua fría para conseguir un volumen óptimo.

Opte por un acondicionador o un tratamiento voluminizador, para conseguir un volumen lleno de densidad.

Incorporar acondicionadores y productos de cuidado en la rutina de belleza es esencial: estos productos hacen milagros en el cabello liso y restauran su belleza. Comprobar la composición de los productos es esencial para obtener un cabello con volumen: hay que evitar los productos con siliconas. Es importante elegir productos enriquecidos con activos naturales, como el extracto de algarroba, que actúa como soporte del cabello y aporta volumen desde la raíz hasta las puntas.

Espuma de peinado, para un cabello voluminoso que dura todo el día

El último aliado del cabello falto de volumen: la espuma de peinado. La espuma de peinado es un producto que puede aplicarse al cabello seco, húmedo, liso, rizado u ondulado. Estructuran el peinado a la vez que le dan un volumen óptimo y controlado. ¿El truco para un gran volumen? Secar el cabello boca abajo, a baja temperatura, después de aplicar una pequeña cantidad de espuma en los largos. Este gesto estimula las raíces y proporciona una dosis máxima de volumen.