rf_cchevelu_42

El capiliscopio... Una herramienta de diagnóstico exclusiva

Para ofrecer un producto de cuidado capilar a medida, puede ser útil realizar primero un análisis del cuero cabelludo, la sangre vital del cabello.

En efecto, el papel del cuero cabelludo es esencial para la belleza y la salud del cabello. De la misma manera que la tierra fértil permite que una planta crezca y florezca, el cuero cabelludo nutre y protege el cabello.

Un cuero cabelludo sano es la promesa de un cabello fuerte y brillante.

La opinión del experto

En los años 50, cuando todo el mundo se interesaba solo por el aspecto exterior del cabello, René Furterer fue el primero en darse cuenta de que todo ocurre en el interior: en el cuero cabelludo.

El cabello es un material inerte cuya fuente de vida se encuentra en el cuero cabelludo. Si el cuero cabelludo está sano, el cabello está sano. Sin embargo, si el cuero cabelludo sufre una falta de energía, o si está hiperactivo, todo el cabello se debilita.

Para completar el estudio del cuero cabelludo, René Furterer utiliza una herramienta de diagnóstico exclusiva: el capiliscopio. Su objetivo es determinar científicamente la naturaleza y el estado del cuero cabelludo y del cabello para recomendar los cuidados adecuados al problema encontrado.

Poner el cuero cabelludo bajo el microscopio

El cuero cabelludo puede analizarse primero mediante un examen visual. A continuación, el especialista observa el estado del cuero cabelludo. ¿Hay caspa o irritación?

Entonces puede ser necesario un diagnóstico más exhaustivo. ¡Y ahí es donde entra en juego el capiliscopio!

Este pequeño dispositivo patentado está equipado con una cámara que amplía el cuero cabelludo 100 veces. Así, el especialista puede observar el cráneo lo más cerca posible, en todos sus detalles. Permite realizar una evaluación personalizada y completa, que revelará el estado exacto del cuero cabelludo y del cabello. El especialista podrá entonces crear un ritual de cuidados a medida que se adapte perfectamente a las necesidades del cliente.

Diagnóstico paso a paso

Este diagnóstico, que puede realizarse en el Instituto René Furterer de París, así como en algunos puntos de venta, dura unos treinta minutos.

La primera parte de la sesión consiste en una conversación con el especialista sobre su estilo de vida, estado de salud general, cuidados capilares habituales y problemas previos.

La segunda etapa es visual y táctil. A continuación, se completa con el estudio en profundidad mediante el capiliscopio. A través de su cámara de aumento, la herramienta evalúa el estado de las raíces y del cuero cabelludo, así como la naturaleza y la morfología del cabello desde la raíz hasta la punta.

Las imágenes proporcionan un diagnóstico capilar muy preciso. A continuación, el especialista puede decidir extraer sin dolor una decena de cabellos para determinar la fase en la que se encuentra el cabello (crecimiento, reposo, etc.) o si se está produciendo una caída progresiva del mismo.

El capiliscopio también mide la cantidad de sebo depositada en el cuero cabelludo. El sebo es un elemento esencial para la buena nutrición del cabello y la protección del cuero cabelludo. Pero si está presente en exceso, puede hacer que el cabello sea anormalmente graso e incluso asfixiarlo en las raíces.

Un análisis en profundidad para proponer tratamientos a medida

El diagnóstico del cuero cabelludo, ya sea visual y táctil o realizado con el capiliscopio, es un método eficaz y objetivo para determinar las causas internas de un síntoma externo revelado por el estado del cabello.

Este examen revela el estado de salud del cabello y del cuero cabelludo. Nos permite definir las necesidades del cabello y del cuero cabelludo y proponer un ritual totalmente personalizado para cuidar el cabello.

rf_engag_engagements
Back to top