rf_cchevelu_31

CÓMO HACER QUE EL CUERO CABELLUDO SEA MENOS GRASO

Sufrir del cuero cabelludo graso significa tener un cabello que parece "sucio" cada noche, un corte de cabello que pierde su encanto a medida que avanza el día... ¡Estos inconvenientes suelen provocar la necesidad urgente de lavarse el cabello todos los días!

Todo ello se debe a una excesiva secreción de sebo. Cuando el cuero cabelludo lo produce en abundancia, el sebo engrasa las raíces del cabello, que se vuelven pesadas y se pegan.

La sociedad actual da mucha importancia a la apariencia. Para cumplir con estos criterios físicos, que nos dictan las tendencias de belleza actuales, el cabello debe ser sano, resistente y brillante.

Sin embargo, es muy difícil cumplir este criterio cuando el cuero cabelludo es graso.

Ante un cabello que se engrasa demasiado rápido, determinados gestos de belleza se repiten día tras día. El objetivo es recuperar la ligereza y el brillo natural del cabello a largo plazo.

Cuero cabelludo graso: producción excesiva de sebo

El cuero cabelludo se vuelve graso cuando sufre de hiperseborrea

Antes de hablar de las causas y las consecuencias de esta hiperseborrea en el cuero cabelludo, es importante informar del papel de la seborrea en sí misma.

Seborrea del cuero cabelludo: un mecanismo complejo

La seborrea es el proceso natural de secreción de sebo por parte de las glándulas sebáceas. Cumple varias funciones en la piel y, por tanto, en el cuero cabelludo.

Es un fenómeno fisiológico cuya función esencial es proteger el tallo piloso y el cuero cabelludo.

El sebo es un elemento natural y necesario para el buen funcionamiento de este órgano: la piel.

El sebo es una sustancia segregada por las glándulas sebáceas, que son especialmente grandes y abundantes en el cuero cabelludo. Hay entre 400 y 900 por cm². El sebo es esencial para la buena salud del cuero cabelludo y del cabello.

Tiene una verdadera función protectora sin la cual el cuero cabelludo y el cabello se deshidratarían. Sin sebo, el cuero cabelludo estaría extremadamente tirante; y el cabello, muy frágil y quebradizo.

El sebo es, por lo tanto, necesario para mantener el cabello bonito, suave y naturalmente brillante.

Es una sustancia grasa, ya que es muy rica en lípidos:

  • 57,5 % de triglicéridos
  • 26 % de ceras
  • 12 % de escualeno
  • 5 % de colesterol

El sebo se extiende por las capas más externas de nuestro cuerpo, especialmente en la superficie de la piel y el cabello. De este modo, proporciona una función de barrera contra las agresiones externas y ayuda a retener el agua.

La glándula sebácea es una planta de producción

Se puede dividir en dos partes principales:

  • el tallo piloso, que es la parte visible del mismo
  • el folículo piloso, verdadera raíz interna, profunda y viva del cabello, que se implanta en la dermis. Se compone de:
    • el bulbo piloso, responsable de la síntesis de la queratina y del cabello
    • la glándula sebácea, que produce sebo que se transporta a través del conducto sebáceo hasta el bulbo piloso, y luego al cuero cabelludo y a lo largo del tallo piloso.

 

Las etapas de la seborrea

Estas son las etapas de este proceso:

1. La testosterona es transportada al folículo piloso

La testosterona es un andrógeno que está presente tanto en hombres como en mujeres. Interviene en varios metabolismos del cuerpo humano. Se transporta en la sangre y se activa en el bulbo piloso. Una vez en la glándula sebácea, atraviesa las membranas celulares de las células que la componen.

2. El papel de la 5α-reductasa

En la célula, la testosterona interactúa con una enzima lipofílica, la 5-alfa-reductasa. Esta enzima convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT).

3. Estimulación de la glándula sebácea

La DHT tiene una forma molecular particular que le permite unirse a sus propios receptores situados en el núcleo de la célula. La unión de la DHT al núcleo envía un mensaje a las células: la señal para producir sebo.

El caso de la hiperseborrea que provoca el cuero cabelludo graso

Los signos de un cuero cabelludo graso

La seborrea del cuero cabelludo es un fenómeno metabólico que funciona en modo "estímulo-respuesta". Su objetivo es proteger permanentemente la superficie del cuero cabelludo y el tallo piloso.

Sin embargo, sus fluctuaciones (ya sea por exceso o por defecto) pueden provocar desequilibrios. Cuando la tasa de producción de sebo es superior a la media, se habla de hiperseborrea.

Un cuero cabelludo puede caracterizarse por su nivel de excreción sebácea:

  • cuero cabelludo seco: menos de 120 mg/cm².
  • cuero cabelludo normal: de 120 a 190 mg/cm².
  • cuero cabelludo graso: más de 190 mg/cm².

Factores que desencadenan la hiperseborrea

Hay varias causas que pueden favorecer o acentuar la hiperseborrea.

Un factor genético: hiperactividad de la glándula sebácea.

La glándula sebácea es en realidad un órgano dependiente de los andrógenos. Esto significa que los andrógenos (u hormonas masculinas) son el principal estímulo para la glándula sebácea. Por lo tanto, esta hiperactividad puede ser causada por:

  • O bien un aumento de los andrógenos circulantes. Este es el caso menos frecuente. Se trata entonces de una verdadera patología.
  • O bien la hiperactividad aislada de la 5α-reductasa, que conduce a una desregulación de la sebogénesis.

Agresiones externas: climáticas o químicas

  • contaminación, exposición prolongada al sol
  • peinado, secado con demasiado calor
  • productos para el cuidado del cabello inadecuados e irritantes que desnudan el cuero cabelludo y provocan una hiperseborrea reactiva.

Estrés emocional, tensión nerviosa que exacerba la función de la sebácea.

Determinados medicamentos: antibióticos, diuréticos, anticoagulantes.

Determinadas enfermedades: como la enfermedad de Parkinson.

Trastornos endocrinos.

Las consecuencias del cuero cabelludo graso no son solo estéticas

Los principales inconvenientes de la hiperseborrea son ciertamente estéticos.

Las personas con el cuero cabelludo graso se quejan, ante todo, de que su cabello es difícil de peinar y de que es imposible mantenerlo en su sitio durante mucho tiempo. Su cabello está chafado, sin brillo y sin volumen.

De hecho, el cabello está cargado en las raíces, como si estuviera sobrecargado por este exceso de sebo. Pierde su ligereza y brillo. Se agrupa en mechones. Ya no respira y adquiere un aspecto apelmazado.

Pero el exceso de sebo segregado también provoca complicaciones en la piel.

Da lugar a la proliferación de flora saprofita lipofílica, compuesta por bacterias y levaduras. Esta flora, a través de las lipasas que produce, hidroliza los triglicéridos del sebo en ácidos grasos libres.

Estos ácidos grasos son irritantes. Provocan una reacción inflamatoria que sigue estimulando la glándula sebácea y, por lo tanto, conduce a la hiperseborrea. ¡Es un círculo vicioso!

La hiperseborrea también puede provocar la caída del cabello.

La acción mecánica del peinado o del champú (según el tratamiento utilizado) hará que el exceso de sebo producido obstruya los poros del cuero cabelludo y bloquee las glándulas sebáceas. El suministro de oxígeno y nutrientes se reduce a los folículos pilosos.

A la larga, el cabello puede sufrir esta mala nutrición, agotarse y caerse. Por lo tanto, es necesario actuar lo antes posible para limitar o detener la caída del cabello.

Cómo tratar el cuero cabelludo graso

Estos problemas de hipersecreción de sebo son altamente sensibilizantes.

Quienes los experimentan necesitan un programa de atención adecuado para tratar tanto los síntomas como la causa del problema.

En Europa, el 19 % de las mujeres tiene el cuero cabelludo graso. Los hombres también se ven afectados, con un 21 % con el mismo problema.

Para recuperar la salud y la belleza de su cabello, estas personas necesitan productos capilares eficaces contra la grasa, adaptados a su situación.

Recomendamos elegir un champú ultrasuave con un pH neutro que cumpla algunos criterios:

  • elimina el sebo y proporciona una sensación de limpieza y frescor desde el primer uso;
  • restablece el equilibrio del cuero cabelludo;
  • reduce la frecuencia del champú.

Curbicia: semillas de calabaza, el mejor amigo del cuero cabelludo graso

Entre los activos naturales de los que disponemos, la curbicia (o más sencillamente el aceite de semillas de calabaza) desempeña un papel excepcional en la lucha contra la sobreproducción de sebo responsable del cuero cabelludo graso.

Actúa en dos niveles complementarios.

En primer lugar, reduce la producción de lípidos por parte de los sebocitos de la glándula sebácea.

En segundo lugar, este ingrediente activo inhibe la enzima que transforma la testosterona en una señal en las glándulas sebáceas. De hecho, la testosterona (este andrógeno) participa en el proceso de producción de sebo. Se transforma en las glándulas sebáceas para convertirse en una señal de producción de sebo.

Aquí es donde entra la curbicia: reduce la transmisión de esta señal ocupando el lugar de esta enzima en el receptor. De este modo, ¡se bloquea la orden de sobreproducción de sebo!

Tanto si se utiliza un champú como un tratamiento especializado, la primera señal concreta de que el producto está haciendo realmente su magia es que el usuario puede espaciar la frecuencia de sus lavados.

 

Cuero cabelludo graso: ¡consejos útiles!

Consejo 1: Evite frotar el cuero cabelludo, ya que esto activa la microcirculación y hace que el sebo salga a la superficie.

Consejo 2: Espacie los champús. Alterne con un champú en seco que absorba tanto las impurezas como el exceso de sebo. ¡Se recupera la ligereza y el volumen del cabello!

NUESTROS PRODUCTOS, DISEÑADOS PARA USTED

Champú normalizante de ligereza

Curbicia

Champú normalizante de ligereza

Purifica, regula la producción de sebo

rf_engag_engagements
Back to top