rf_mag_ft_hair_loss_principal_visual_transparent_1-1

La primera vez

La primera vez... Me di cuenta de que estaba perdiendo el cabello

Jules,

37 años

Cuanto más cabello, más dura es la caída

Siempre me lo han dicho. Está en tus genes, Jules; un día u otro, caerá, ya verás. Así que me avisaron. Pero cuando era adolescente, con mi grueso cabello rizado, era difícil de imaginar. En la mesa con la familia, miré a mi abuelo, que era totalmente calvo, y a mi padre, que estaba calvo a los treinta años. Y me sentía invencible.

Pero un día la cosa empezó. Con un simple comentario, en la peluquería. Por fin había decidido cortarme un poco el cabello antes de irme a Barcelona a estudiar seis meses. Quería celebrar la ocasión. Y aligerar un poco la cabeza. Estaba creciendo. Pero esta simple frase del peluquero me hizo sentir el azote de la vejez. Me dijo: "su cabello empieza a ser frágil".
Y entonces me di cuenta. Mi mundo dejó de girar; pensé: esto es, por fin está sucediendo. Lo miré más de cerca. Y vi, sí, que mi línea de cabello empezaba a retroceder un poco. Cuando levanté mis mechones rizados, allí, debajo. La edad adulta estaba a punto de llegar y mi cabello me iba a decepcionar poco a poco.

Luego se convirtió en una obsesión. En cuanto veía un reflejo, me miraba en él: en los escaparates, en las ventanas del metro, en el espejo por la mañana. Me acercaba a la foto más pequeña para escudriñar todo lo que estaba mal en mi cabeza. Pensé, esto es injusto; mi cabello... ¿por qué me lo quitan? Me estaba volviendo un poco paranoico; pensaba que era lo único que se podía ver, y que ya no podían ver el resto. Y me dije que tal vez los exámenes y la graduación a final de año me estaban estresando. Me sentí aún más culpable. Siempre pensamos que solo les va a pasar a los demás, así que cuando nos afecta de verdad, nos duele.

Decidí averiguar más; investigué sobre la caída del cabello hereditaria y probé diferentes tratamientos y cuidados para detener la caída del cabello. Sentí que algunos de ellos funcionaban. Que se podía detener la caída del cabello. Aprendí a masajear el cuero cabelludo para estimular la microcirculación. Y entonces un día conocí a Delphine. Me miró de forma diferente. Ella pensó que yo era guapo, y me dijo que no podía ver nada. Bueno, solo habló de mis ojos. Muy azules, sí; los ojos de mi abuelo, de hecho. Me devolvió la confianza en mí mismo.

rf_mag_ft_hair_loss_verbatim_visual_1-1

La primera vez

"A los 37 años, era el momento de tomar una decisión. De raíz. Me corté el cabello muy, muy corto."

Y hace poco me di cuenta. Hace 2 meses, Delphine me hizo una foto desde el balcón mientras ayudaba a mi hijo a ir en bicicleta por la calle. Pero cuando mirabas la foto, eso era todo lo que podía ver. Una gran calva en la parte posterior de mi cabeza. Fue un gran impacto, pero me resigné. Decidí que no daría vueltas en círculos. A los 37 años, era el momento de tomar una decisión. De raíz. Me corté el cabello muy, muy corto. Mi peluquero intentó hacerse el gracioso y me dijo que tenía el cabello de Zidane. Fue el único que se rio. Durante los 3 primeros días con mi nuevo corte de cabello, me costó reconocerme. Pero me pareció bien. Tomé las riendas del asunto, y aún hoy sigo dando masajes con aceites especiales y recogiendo tratamientos de expertos para fortalecer las raíces.

Y luego tengo un pequeño secreto. Para restablecer el equilibrio, me he dejado crecer una hermosa barba. ¡Es todo lo que puede ver ahora! Me gusta mucho mi nuevo estilo. Y a mi hijo también. Le dice a todo el mundo que cuando sea mayor quiere tener la misma barba que su padre.

Nuestros productos, diseñados para usted

PRODUIT PHARE
Concentrado de plantas estimulantes con aceites esenciales

Complexe 5

Concentrado de plantas estimulantes con aceites esenciales

Aporta salud y belleza, fortalece el cabello

Champú estimulante con aceites esenciales - Complemento anticaída del cabello

Triphasic

Champú estimulante con aceites esenciales - Complemento anticaída del cabello

Protege el capital capilar, fortalece el cabello

 

HC_FOOTER_1
Back to top