rf_mag_ft_goingray_principal_visual_1-1

La primera vez

La primera vez... Acepté mi cabello blanco

Annie,

57 años

Optar por "blande"

Hasta ahora, cualquier signo de sabiduría no era lo mío: hasta el más mínimo cabello blanco me horrorizaba. Desde los 30 años, me he teñido de todos los colores, incluso con tintes caseros de origen vegetal. Era horrible, costaba dinero y era una carrera, en vano, contra el tiempo y contra mí misma. Y esas raíces blancas que reaparecían cada mes eran como una humillación.

Y entonces hubo un cambio en mi vida. Un nuevo trabajo. Me trasladaron al departamento que me había interesado durante años. A los 57 años, me sentía en la cima de mi carrera. Ya no tenía nada que demostrar... bueno, casi nada. Ahí estaba mi cabello. Quería estar en paz con ello. Para no seguir viviendo una mentira. Me dije, después de todo, que los signos del tiempo no son una catástrofe. ¡No voy a luchar toda mi vida!

Pero todavía me hacía mil preguntas: ¿no se verán mis ojos demasiado oscuros? ¿Le irá bien a mi cabello rizado? En definitiva, buscaba todas las excusas para posponer el momento.

El verdadero miedo era el juicio de mis seres queridos. Decidí probar las aguas en casa. A mi hija le pareció genial: "Ir de gris es genial", dijo. En el fondo, a sus 20 años, lo veía como un juego. Ella sentía menos presión social.
Le pregunté directamente a mi marido si seguiría amando a una mujer de cabello blanco. Sonrió. "Serás única", dijo. Estaba un poco menos desanimada, pero seguía sin querer llamar la atención.

Busqué consejos en Google y me encontré con este intrigante término: "Blande", palabra francesa que etimológicamente significa "suave, dulce, gentil". Sophie Fontanel, famosa novelista y crítica de moda, lo había acuñado. Salí corriendo a comprar su último libro, "Une apparition", que profundiza en esta cuestión. Dice que fue su cabello blanco el que la llevó a la luz. Lo leí de un tirón. Habla de renacimiento, de honestidad, de libertad. Pensé: ¿por qué no yo? Me paso todo el tiempo predicando la aceptación del cuerpo, así que ¿por qué me asusto por un puñado de cabellos blancos? Fue una llamada de atención.

Bueno, el periodo de transición del cabello teñido al blanco fue muy complicado. Pero cada vez me sentía más en sintonía con mi elección. Después de un año, por fin vi la luz al final del túnel. Y tuve el apoyo incondicional de mi marido desde el principio.

Hoy me siento realizada. Aliviada. He comprendido que lucir las canas significa liberarme del miedo a envejecer. La autora Tatiana de Rosnay lo dijo. ¡Tenemos un montón de mujeres inspiradoras!

Con este cabello blanco, incluso he descubierto un nuevo encanto. Es una locura: en la calle, entre la multitud, te ven, te haces visible. Al contrario de lo que podría pensarse, los hombres te miran. ¡Y parece que el mío se ha vuelto a enamorar!

Nuestros productos, diseñados para usted

Champú anti-amarilleo

Okara Silver

Champú anti-amarilleo

Limpia con suavidad - Neutraliza los reflejos amarillos y cobrizos

Acondicionador tonificante

Okara Silver

Acondicionador tonificante

Desenreda - Neutraliza los reflejos amarillos y cobrizos

Volver al principio