rf_mag_ri_silicone_principal_visual_1-1 769*664

El ingrediente adecuado

Siliconas
a prueba

Siliconas: separando la verdad de los mitos

Se han unido al club del "no": estos ingredientes que, hasta ahora, han sido casi incógnitos y han sido prohibidos en los envases de casi todos los productos cosméticos. Pero ¿por qué se ha declarado la guerra a las siliconas? ¿Son realmente tan malas? ¿Realmente estamos rompiendo con ellas por completo? Se lo contamos todo, sin rodeos y sin aditivos.

¿Qué son las siliconas?

Empecemos por aclarar algunas cosas: no hay UNA silicona, sino MUCHAS siliconas, ¡y no todas son iguales! Las siliconas son ingredientes sintetizados que provienen de la sílice, un compuesto mineral que se encuentra literalmente bajo nuestros pies, ya que es el principal componente de la arena. Inventadas por un investigador estadounidense en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, las siliconas encontraron rápidamente su lugar en muchas industrias debido a su versatilidad y bajo coste de fabricación. Se encuentran en todo, desde las juntas de los baños hasta la espuma ignífuga de los aviones y, por supuesto, en los cosméticos.

¿Por qué tanto amor por las siliconas? En cosmética, su interés radica en que funcionan como una película impermeable que se extiende sobre la superficie de la piel, o del cabello en nuestro caso, y crea una envoltura casi impenetrable. Esta vaina inerte se adhiere al cabello y evita que las fibras de queratina se levanten, garantizando un resultado inmediato y visible en términos de brillo y facilidad de desenredado. En la mayoría de las formulaciones, la silicona es también un factor sensorial: ayuda a desarrollar la suavidad al tacto o la facilidad de aplicación. Las siliconas no tienen otra función que la de enfundar el cabello; no son hidratantes ni reestructurantes; cubren, como una película de plástico. Y ahí, como ves, es donde están sus problemas...

Pero ¿cuál es su problema?

La lista de agravios es bastante extensa y depende en gran medida del tipo de silicona utilizada, pero pueden agruparse en dos categorías: impactos ambientales e impactos sobre la salud. 

Su historial medioambiental no es tan bueno: las siliconas son, en efecto, sustancias muy contaminantes. ¿Por qué? Simplemente por su principal cualidad: ser estable. Estos "falsos amigos" de la fibra capilar no pueden descomponerse y no se desintegran en ninguna circunstancia. Una vez enjuagadas, acaban en el agua, se reagrupan y siguen asfixiando todo lo que encuentran. Además, como no son biodegradables, pueden tardar varios siglos en desaparecer. La Unión Europea ha restringido muy estrictamente su uso en los productos que se aclaran: la concentración de dos tipos de siliconas, D4 y D5, ya no puede superar el 0,1 %.
En lo que respecta a los humanos, se sospecha que algunas de ellas son disruptivas endocrinas, mientras que otras se dice que son comedogénicas. En cualquier caso, aunque todavía no se ha establecido científicamente la peligrosidad de un determinado tipo de silicona, su acumulación ya es objeto de vigilancia desde hace muchos años. Es fácil comprender que un producto cuya única acción es la de envolver puede tener -en una concentración demasiado grande- un efecto asfixiante, que acaba por conseguir lo contrario de lo que se buscaba en un principio, es decir, un cabello sano. El efecto oclusivo de las siliconas también afecta al cuero cabelludo y puede agravar sus desequilibrios (especialmente para los cueros cabelludos grasos).

Para hacer las cosas aún más pesadas, las siliconas son un verdadero encubrimiento: su efecto de brillo inmediato oculta la verdadera batalla que libra su cabello. Impiden que los productos de tratamiento penetren en la fibra y nutran el cabello. Esto conduce a problemas a largo plazo, como la desaparición de la película hidrolipídica, la desestructuración del cemento intercelular o la desnutrición. El resultado es un cabello dañado o cada vez más seco.

¿Adiós, mi amante?

¿Debemos decir adiós a las siliconas y a su promesa de brillo como una ex que era un poco tóxica pero que salía bien en las fotos? En cualquier caso, esta es la elección que han hecho muchos profesionales de la cosmética, ¡sin renunciar a un cabello lleno de brillo y suavidad! En René Furterer, el cambio fue total: hoy en día, el 99 % de nuestros productos están formulados sin siliconas. La solución se encontró utilizando emolientes naturales y agentes envolventes, que proporcionan protección y nutrición a la fibra capilar y promueven un resultado duradero.

Un último consejo para los que aún se resisten a pasar página: limite el uso de las siliconas a lo esencial, un único producto para el que no encuentre un equivalente, por ejemplo, y opte por fórmulas sin siliconas para sus productos más habituales. Para detectarlos, mire la lista de ingredientes y busque las terminaciones -ciloxano, -silano o -ticona; suelen estar al principio de la lista porque están presentes en grandes cantidades.
El medio ambiente, y su cabello, se lo agradecerán. 

Volver al principio